viernes, 22 de julio de 2011

Cocina con los sentidos: espagueti con setas y chuletas con pimientos verdes a la plancha

Empezaré con el primer y espero que no última entrada de Cocina con los sentidos empezando con un menú que poder disfrutar con tus más allegados, como en mi caso hoy con mi familia.

Después de una larga mañana de recuperación de la salida de ayer (vuelta a los riesgos de ir a un oscuro parking en el que antaño -menores de edad- íbamos a beber junto al entrar a un VIPS para que te abran una botella de vino diciendo "hola, perdona... vivo aquí al lado y se me ha roto el sacacorchos, será que me puedes abrir la botella?" -todo lo necesario para degustar un poco de semejante vino-, sumándole -luego- en un bar cuando una amiga y yo íbamos por el mojito a medias... sale un chico de la nada que nos invitó a uno cada una y demás cosas nacidas de una noche improvisada sobre la marcha...-, me dispuse a levantarme a las mismas 8:48 de la mañana con una voluntaria y dura jornada intensa de limpieza de casa para ayudar a mi madre, no soy de las que salen y se olvidan de sus responsabilidades para con su familia, junto a la petición popular del día anterior... hacer la comida.

La presente es una desordenada de cuidado y poco perfeccionista respecto a muchas cosas -voy mejorando porque se va cogiendo el hábito de levantarse a las 9 de la mañana a ayudar con las tareas del hogar- pero hay otras en las que soy excesivamente autoexigente, entre ellas la cocina.
Me gustaría destacar que mi principal filosofía se resumiría en sentir lo que se cocina, se basa en el instinto, en ir probando y disfrutar poéticamente de cada instante y sensación que me pueda producir ver cómo la carne parece recuperar la vida cuando la estás preparando a la plancha y por qué no decirlo también... cierta dosis de atreverse a unir elementos de manera que al final quede un resultado hecho con cuatro gotas de paciencia, ligeros toques de fogosidad, una gran cucharada de pasión y cómo olvidarnos de una esencia en poesía culinaria (alguna vez mi hermano ha descubierto "a la amiga de mi amiga" susurrándole a las zanahorias...).

De primero decidí preparar unas pastas con setas, algo diferentes a las que solía hacer en mi residencia, y de segundo, para no quitar protagonismo al plato "más elaborado", unas chuleta de aguja con pimientos verdes a la plancha.

Empecemos con algo tan básico y tan importante como los ingredientes esenciales... la música por lo que la presente consideró muy oportuno utilizar los CDs siguientes: Grace (Jeff Buckley, regalo de Grace) y Strangers in the night (Frank Sinatra, adquirido de adolescente... sí, soy otra de esas a las que en su edad adolescente cautivó ese mujeriego de Sinatra y me temo que aún sigo siendo culpable de ese pecado)...

Antes que nada quiero aclarar que es algo que hacer para disfrutar por lo que soy demasiado detallista y me encanta catar hasta la simple acción de hacer un huevo frito y que lo que pondré serán producto de inventos nacidos de "apañárselas con lo que hay" o experimentos, así que no os preocupéis... el único efecto secundario que pueden suscitar son suspiros de aprobación y "uhms..." constantes.
Así que ahora empecemos con los ingredientes de este plato hecho para 5 personas, aclaro primero que todo que mi familia es una gran amante de la cebolla así que me temo que algunos pueden ver algo exagerada la cantidad utilizada, pero -en fin- los ingredientes usados son los siguientes:

INGREDIENTES:

  1. Ajo
  2. Sal
  3. 1 Cebolla
  4. Aceite de oliva virgen extra
  5. 500g de espaguetis
  6. Salsa de soja
  7. Nata para cocinar (la cantidad que se desee, depende del gusto)
  8. Setas variadas (lactarius deliciosus, pleurotus ostreatus, lentinus edodes, pholiota nameko, volvariella volvacea, stropharia rugoso annulata).
  9. Pimienta negra
  10. 7g de cilantro (un toque colombiano al asunto)
  11. Canela
  12. Queso (al gusto)

PREPARACIÓN:

  1. Poner el CD de Jeff Buckley
  2. Mientras esperas a que el agua esté hirviendo, empezar a cortar las cebollas asegurándote que está sonando Hallelujah mientras.
  3. La cebolla debe estar en cuadraditos para lo que os recomiendo cortar primero la cebolla en varios trozos redondos -da igual que seal irregulares- y cuando se termine empezar por cada trozo tomándote tu tiempo, estudiar la trayectoria y así saldrán cuadraditos exactos, que no se te olvide que la cocina es un arte de paciencia, tiempo e instinto así que estudia, huele, saborea y llora con la cebolla mientras suene Hallelujah.
  4. Cuando veas que el agua está hirviendo, echar los Spaguettis pero, este es un consejo, rompiéndolos a la mitad con la mano... fue algo que observé de mi abuela y me pareció lo más inteligente ya que así ahorras mucho tiempo y líos a los comensales.
  5. Sigues cortando la cebolla y cuando esté pon la sartén con un chorro de aceite de oliva y espera a que se caliente un poco, no en exceso, con el fuego alto.
  6. Cuando esté caliente, más no ardiendo en exceso, echa el ajo y que espera a que se dore un poco.
  7. Pon el CD de Sinatra en la canción Summer Wind mientras fríes la cebolla y seguidamente, la cebolla y agrega un poquito de sal, mejor no pasarse si no cocinas muy a menudo.
  8. Para empezar a cocinar la cebolla hasta dejarla pocha durante 10 minutos con fuego medio.
  9. Echarle un poco de agua cuando veas que se empieza a pegar observando el efecto que tiene... la comida empieza a suspirar.
  10. Cuando esté suficientemente pocha, echar las setas y aumentar el fuego para que se hagan bien (eso sí, primero tira el líquido en el que están ya que estas setas variadas se pueden encontrar en cualquier supermercado, en Carrefour lo adquirí yo).
  11. Después de 5 minutos poner fuego medio alto, rociar con salsa de soja, remover, taparlo y dejarlo en fuego medio entre 5 y 7 minutos removiendo para que no se pegue.
  12. Después de esos 7 minutos echar la nata y asegurarte que no quede ni una gota.
  13. ir a fuego alto durante 3 o 4 minutos y bajarlo a fuego medio observando cómo parece que respirara con esas burbujitas lentamente suspirando.
  14. Ir agregando sal y salsa de soja al gusto, ir probando, degustando continuamente para dejarlo perfecto a tu parecer; mi consejo es si eres persona como yo, que le gusta lo salado, hacerlo simple para que así tus invitados lo tomen a su gusto (queda bien decirlo en alto para que no quede que eres un insípido/a).
  15. Cortar el cilantro en trocitos diminutos.
  16. Dejar que se haga en fuego medio durante otros 5 minutos.
  17. Echarle el cilantro, remover y ponerlo en fuego lento entre 11 y 13 minutos.
  18. Entre medio echar un poco de pimienta negra para darle un toque pícaro.
  19. Mientras sírvete una copa de vino o una lata de cerveza mientras escuchas The most beautiful girl in the world, última canción del álbum o empiezas desde Strangers in the night.
  20. Cuando ya esté la salsa, si quieres incitar no sólo al sentido del gusto sino al del olfato... dale tres toquecitos breves, milimétricos de canela.
  21. Rehogar la pasta y bañarla con algo de agua fría más no en exceso ya que si no se enfría; remover con los dedos, siéntela.
  22. Ya a partir de aquí es dependiendo de gusto y comodidad... yo por lo que opté fue devolverla en el reciente en el que hice la pasta junto a la salsa y mezclarla a fuego lento, al mínimo, para que se conservara caliente porque ahora vamos al siguiente... Chuletas de aguja de cerdo a la plancha con pimientos verdes.
  23. Aquí puedes volver a poner a Buckley ya que la anterior vez era por cortar la cebolla con Hallelujah, gran placer... pero volviendo a lo que toca...

INGREDIENTES
  1. Sal gorda
  2. Molinillo de sal con romero y limón comprado en el Lidl formado por (Sal yodada 50% -de todas formas no es suficiente así que por eso le doy sal gorda a la carne-, romero 15%, cáscara de limón 10%, semillas de mostaza, salvia, pimienta blanca, eneldo, pimienta rosa).
  3. Ajo cortado en "redondeles" (lo siento, no leo recetas así que no sé cómo llamarle a muchas cosas, ya me perdonaréis).
  4. Aceite de oliva virgen extra.
  5. 500g de chuletas de aguja de cerdo
PREPARACIÓN
  1. Poner el CD de Buckley.
  2. Sé que suena alocado, cuando hacen ya 3 años me descubrió una amiga que invité a cenar a casa se rió al principio pero al final fue como "oh, vaya!", pero primero que todo masajear la carne, tomarse su tiempo, mimarla, susurrarla si es preciso, cantadle algo de Mojo Pin.
  3. Echarle el molinillo, ajo y sal gorda al gusto.
  4. Revisar que los Spaguettis se van haciendo de manera óptima y agregarles algo de queso (recomiendo 4 quesos de Casa Tarradellas) para que se gratine un poco porque otra opción es ponerlos en el horno en vez de a fuego lento... si se opta por esta opción sería a 200 ºC y apagar cuando se vea que el horno está caliente dejando el recipiente ahí.
  5. Poner a calentar la sartén con el aceite.
  6. Mientras, cortar el pimiento verde en redondeles.
  7. Cuando esté caliente el aceite poner las chuletas.
  8. Hacer al gusto observando cómo cuando los oprimes un poco por zonas huecas parece que aullaran las chuletas.
  9. Poner en un recipiente común, depende de cómo se vaya a comer... en mi caso las puse en su bandeja junto a la salsa porque...
  10. Los pimientos se echan a continuación con otro chorrito de aceite de oliva.
  11. Tapar para que se hagan e ir moviendo para que no se peguen.
  12. Bañarlos mientras con la salsa de la carne.
  13. Cuando estén listos, ponerlo rociar las chuletas con su salsa junto a los pimientos verdes.
  14. Pasar al horno por si se pueden enfriar y sacar la pasta porque... ¡ES HORA DE COMER!
Basta decir que para disfrutar de la cocina, de la música y de lo que para la presente es "mes que un club", digo, más que una pasión hace falta tiempo, más o menos una hora y media o dos horas antes de empezar a arreglarte, si es una cena o comida en casa, porque precisamente es algo que disfrutar en compañía de la música que deseas... en este caso Buckley y Sinatra pero tú puedes elegir los que desees.

En mi casa somos muy amantes del vino pero hay muchísima preferencia, por parte de mi padre por el tinto así que optamos hoy por un Borsao crianza de 2007 del Campo de Borja; la presente es más de un buen crianza de Viñas del Vero o de un buen Tempranillo de Valdepeñas pero para esta comida, si no me equivoco, darías el punto con un buen vino blanco o rosado... como buena aragonesa adoptiva con más de 12 años por estas tierras y con padres amantes del vino optaría por un vino de la tierra...

Si quieres vino blanco, nada como un Somontano jovencito, seco, de 2005 de la casa Enate... Enate Chardonnay (uhm... creo que bajaré a la bodega que me ha entrado mono, pero hoy nos vamos de pinchos y pienso darle a un buen Aurus al que le tengo ganas desde la semana pasada que fui con una amiga pero que al final me decanté por un Somontano pero las ganas siguen, mwahaha); o si por otra parte, te apetece más rosado y no quieres el típico lambrusco, que no es mala opción pero..., un Maqués de Cáceres rosado (sí, aquí tengo que inclinarme por La Rioja) porque la elección es clara aunque la verdad es que probé en junio uno que me gustó mucho pero no recuerdo muy bien el nombre, ya preguntaré.

Lo del vino es recomendación que aquí la presente no es una entendida del tema... sólo comparte lo que le gusta, al igual que podéis modificar, añadir, recrear el plato como lo deseen también así que espero que lo disfruten entre buenos amigos.

Pd. Recuerdo que la presente no ha leído una receta en su vida, cocinar es producto de trabajar a media jornada de niñera del pequeño saltamontes y largas horas en la cocina de enana por ser una curiosa de buen comer que probaba hasta la ínfima especia de los platos que se preparaban; de hecho, el que cocinara fue una grata sorpresa que mi madre descubrió cuando tenía 12, asimismo fue una sorpresa para mí.

Pd2. Pero no fue hasta mi primer año de Universidad -ergo hace casi 2 años- cuando por experimentos en una cocina de todo menos óptima para cocinar del piso de unos amigos muy locos y descuidados, que empecé a cocinar de manera repetida ya que en mi casa tanto mi madre como mi padrastro cocinan magníficamente así que ya os podéis imaginar... no me considero lo suficientemente buena.

2 comentarios:

Gatopardo dijo...

La cocina es cuestión de sensaciones, entre las cuales se encuentra la música mientras tanto.
Me alegro que disfrute cocinando Mademoiselle.

Andsha dijo...

me temo que me ha servido usted de inspiración en sus entradas de recetas y más cuando también soy de las qeu cocina con música; por cierto, este año pienso ponerlas en práctica en ocasiones especiales así que ya le contaré ^^