martes, 12 de julio de 2011

Iwanaga ka Sakuya?

¡Qué felicidad...!
Entre las tareas cotidianas de una vida en vacaciones, "sin monotonía", "ni estrés"... ha venido a la quijotera con motas de polvo y demás objetos que aunque hayas limpiado hace 3 o 4 días han de volver a organizarse, cuán parecidas son la limpieza doméstica con la depuración interior, ese balance que muchos inconscientemente solemos hacer después de ciertos relevantes acontecimientos.

Sí, se parece ya a esa contemplativo de los últimos años de un artista en la que hablan de la naturaleza, de los niños, de las plazas... ah, espera, me viene Machado a la cabeza -y eso que Machado y yo somos conocidos pero no íntimos ya que lo poco que he leído de él es una antología poética que tengo desde la adolescencia... y poemas sueltos- pero, aunque algunos me maten, así como en contados poemas me ha hecho vibrar no tengo la misma adicción que la que tengo a Lorca y Rimbaud.

(He de decir que con Neruda, aunque de este sí que he leído todo lo que he podido leer y más, tengo la misma relación lo que me hace preguntarme lo mismo que me he preguntado hace ya mucho tiempo, ¿Dota los años al artista de monotonía y versos parecidos a los de su época de oro por un afán de decir... "lo mejor está por ver" o es que lo que has de hacer es saber cuándo cesar? Este es un pensamiento que llega a mi cabeza por momentos y del que tengo una opinión no plasmada en entrada pero con el ardiente y tentador deseo de hacerlo, pero -volviendo a la tangente de la tangente de un tema que recuerdo pero del que me pierdo en las rama de la rama de la rama- en el caso de sendos artistas -Lorca y Rimbaud- murieron jóvenes con la diferencia de que Rimbaud dejó de escribir a sus 20 por dos razones que he sopesado... por saber cuándo retirarse o porque murió ese gusano que nos incita a querer expresar lo que el alma anhela -creo que la segunda, por las cartas que he leído y ciertas cosillas de friki que me costó encontrar parece tener más cercanía a la realidad-; pero por otra parte, tenemos a los sabios y longevos Neruda y Machado que han vivido en y de poesía pero que, hablo en el caso de Nerudam ya que como dije anteriormente de Machado no hablo tanto porque no he leído todas sus obras sino sus etapas por poemas contados, Neruda fue un artista con obras que te remueven el alma pero otras que son parecidas a muchas o más melosas a que en verdad te hagan vibrar como "Llénate de mí", el muy conocido "me gusta cuando callas", "por qué se me viene todo el amor de golpe cuando te tengo cerca y te siento tan lejana"-este último lo estoy escribiendo como lo recuerdo, lo que no significa que esté con exactitud y si es así tengo que decir un "oh, yeah!".

Lorca, amigos míos, a Lorca se lo llevó la luna... otros dicen "nos lo arrebataron" pero también viene otra pregunta que siempre he cavilado, también, y que empezaró en las clases de secundaria cuando nos hablaban -con mucha pasión por parte de la profesora, he de añadir- y es... ¿si no hubiera muerto, hubiese llevado a cabo lo mejor de su carrera o se hubiera perdido en la monotonía de la vida? ¿Es cierto eso que la muerte de cada uno está escrita y que pasa cuando tiene que pasar? Muchos dicen que Lorca no tenía que morir... pero miras su obra en todos los planos, no sólo en el poético, y dices "Dios, es que ya lo ha hecho todo y de una forma excelente, qué era lo que le quedaba por hacer? -es inmortal aún con lo prematuro de su muerte-. Esto es como Rita Hayworth y Gilda... ese personaje le vino demasiado pronto y le marcó de por vida ya que aunque después intentara superarse, hasta con el señor Orson Welles -La Bella y El Cerebro, creo que eran llamado su matrimonio, chequeen Google por si acaso... esta entrada es producto del momento y no puedo dejar que el contrastar hechos aminore el ritmo- ninguno de sus personajes pudo superar al incipientemente salto a la fama de la mejor manera después convertido en el espectro que condicionaría su vida convirtiéndola en una desgraciada)...

En pocas palabras, me he perdido en la tangente de la rama de la tangente ramificada en otras más pero sí... un "olé" si habéis llegado hasta aquí y algo de recompensa musical.

Volviendo al tema del principio, en ambas acciones -me refiero a la limpieza cotidiana, de la casa, y a la del alma- vas limpiando, organizando, analizando dónde va cada cosa, reincorporando y cambiando la distribución, las cosas de lugar y, cómo no, desechando otras muchas que ya se consideran inservibles o que en su tiempo tenías que haber tirado.

Te guías por un proceso de "servible, inservible, se utilizará más adelante, o no, sacar, limpiar y volver a poner..." en el que aunque seas lo más desordenado que te puedes echar en la cara, es una tarea a realizar con sumo detalle, cariño y dedicación.

En la depuración del alma, las cosas de las que he hablado anteriormente están, en parte, personificadas en algo más profundo -aunque ciertos objetos estén dotados de un sentimiento por lo que significan en sí... en pocas palabras, te lo piensas más antes de decir, "que le corten la cabeza!".

Es el momento donde pones los pies en la tierra, un par de ovarios o "huevos" y después de pensar en silencio y reorganizar prioridades se procede a un plan de vida de objetivos a corto plazo sin olvidar los primos puestos desde el principio.

Es una camino en el plano instrospectivo, me temo, más que una depuración que inmiscuya a los demás porque sacas, limpias y vuelves a meter o también desechar unas cuantas cosas que estaban en los armarios con algo de polvo también encontrándote con esa basura acumulada de cosas que ya tenías que haber tirado en su momento cuando inicialmente era una manzana algo mordida que, con el paso del tiempo, la putrefacción ha azotado.

Sí... en estos días cavilo cuán parecidas son sendos tipos de limpieza y cómo año tras año se acumulan cosas para las que ha de tenerse cierto criterio y carácter para poder limpiar porque la gran diferencia entre las cosas y los sentimientos es que las cosas son fáciles de tirar -a no ser que tengan un significado, esas yo no las tiro... otra cosa es esconderlas, encerrarlas o (como he hecho hace unos días) reincorporar a la luz de una estantería de habitación después de haber sido arrinconadas en una caja al fondo de un trastero (llámense fotos, cartas, cuadernos escritos por uno mismo...) pero los hechos y cómo actuaste ante ellos, por su parte, tienen vida propia y son bastante escurridizos...

...hay personas que se callan pero ya preparadas tienen que tomar las riendas y salir con una palabra preparada pero que por diversas razones se han mantenido en el anonimato, hasta ahora.



pd: la segunda canción es de Celia Cruz y La Sonora Matancera y se llama "Saludo a Elegua" sino que buscándolo en la herramienta de inserción de vídeos de youtube literalmente "Saludo a Elegua Celia Cruz Sonora Matancera" ha aparecido la canción pero por lo visto con el nombre de la artista y de la canción mal. Al menos no me ha pasado como en otras canciones y he encontrado un cover o ni la he encontrado... así que disfruten de la música cubana de finales de los 50 y del canto a lo Orisha junto a los primeros pasos de la salsa de la mano de dos leyendas.

6 comentarios:

Gatopardo dijo...

Bonito ensayo sobre marujas y poetas, me incluyo en la primera, que remedio........

little red sunshine dijo...

Andsha, cada día te superas más y te vas por la rama de la rama del árbol te de cerezo que tiene un gusano que en su anterior vida fue Lincoln y casi se lo come un pájaro.
Me gusta, se empieza con un "Lorca, me encantas" y casi termina con un "soy un a "guarra" que tiene síndrome de diógenes". Yo tiré 3 bolsas de basura llenas de mierdasssssss, superable???

Andsha dijo...

Me alegro que le haya gustado señor Gatopardo "marujas y poetas" no lo había visto de esa manera XD

cada día te superas más littleredsunshine...

Vian dijo...

**

little red sunshine dijo...

no hagas copy paste de mi primera frase! jajajjajjjaj

Andsha dijo...

Vaya comentario señor Vian, bienvenido!