miércoles, 28 de diciembre de 2011

Fnac Music Festival I 2011 (al final de nuestra particular escapada)

Ahora, volviendo a casa después de más de 32 horas despierta y unas horas ocho de viaje en total -ida y vuelta incluidas- con la mejor compañía posible, Mme. Duma, sólo puedo decir que el frío de la calle, las horas de pie y el hecho de luchar contra el cansancio y el sueño ha merecido la pena.

La razón principal? El Fnac Music Festival de Madrid y, por qué no confesarlo, las ganas de reencontrar a algunas amistades y lugares con encanto (la próxima vez que vaya sacaré fotos a conciencia... la dos jam sessions estaban a reventar pero por si alguien quiere dejar perderse son El Junco -ya os he hablado de él en otra ocasión- y Soul Station -primera vez que iba a este lugar).

Después de muchos años desencantada con la música en castellano a partir de "triunfitos" sobre valorados pero, desde hace otros pocos, están naciendo "nuevos" grupos que prometen aunque como toda tendencia llega un momento en el que se encuentra con alguien comentándole a sus amigos sobre cómo tiene que vestir un indie, cómo tiene que bailar... honestamente, inicialmente me la repampinfla cómo tiene que vestir o bailar un indie, heavy o pepito el de los palotes lo que verdaderamente hace de la música una de las esencias de la vida es cómo lo vive cada uno que como el amor, el odio, el dolor no es el mismo aunque la situación sea parecida.

En esencias de la vida me refiero a dosis de vida concentrada en pequeños tarritos de minutos. El mejor ejemplo que me viene a la cabeza son las películas -cómo no?-... la cuestión es que en una hora y media o dos horas tienes a uno o varios personajes con un pasado, un presente y un futuro por acontecer; personajes que sienten, viven y respecto a lo vivido se forma lo que desemboca en una historia con unos hechos llevados a cabo de una manera u otra por su personalidad y carácter.

Ahora volviendo al festival y dejando a cómo nos limitamos a nosotros mismos definiéndonos en ciertas etiquetas, para que os hagáis una idea fueron aproximadamente ocho horas de música y cinco grupos: The Noises, Second, Christina Rosenvinge, Ivan Ferreiro, Love of Lesbian y Amaral.

Empezando con The Noises... honestamente, no me gustaron tanto, igual a vosotros sí quién sabe así que escuchadlo y decidid; sobre Christina Rosenvinge, he de decir que me quedé con ganas de escuchar alguna de sus anteriores discos, concretamente tres -honestamente, poco conozco su trabajo- pero solamente cantó una gran parte de las canciones de su nuevo cd... instrumentalmente estaba muy bien pero, en mi opinión, la gente estaba en el cénit de la hiperactividad gracias al grupo anterior -Second- además de la desesperación extendida por ver a los siguientes grupos así que todo esto provocó cierta apatía por parte la gente. Cantó muchas canciones sin equilibrar algo con alguna selección más movidita de sus anteriores trabajos o de este... pero sí, tenía ganas de "Tu boca" ni empatizó mucho con el público.

En cuanto a Second, sonaban bien, tenían canciones interesantes, letras duras y dieron ritmo al pabellón; buena antesala para los grandes de la noche, los que salieron por la puerta grande...

Ivan Ferreiro, ex de Los planetas y aunque no había escuchado mucho de su nuevo trabajo quedé encantada con sus letras y su directo. Para los que sólo sabíamos las de los planetas nos complació y los apasionados de su trabajo de ayer y de hoy, un par de dúos con Santi Balmes hizo que descorchara más de una lágrima; en concreto, una chica de la primera fila de la parte delantera -yo estaba en los laterales- pero que seguro que con una historia por detrás para identificarse y vivirlo de esa manera.

Qué decir de Love of lesbian? Un gran directo, emotivo pero faltaron algunas canciones... -me consta por Mme. Duma que en otros conciertos las interpretásteis- pero cantaron, lo vivieron y lo hicieron vivir cantando.

Pero me gustaría terminar con Amaral. El grupo nos conquistó con su nuevo trabajo y nos sorprendió no sólo con el sentimiento -Eva se notaba algo tocada en el plano personal pero luchadora- sino también con pinceladas de canciones de sus anteriores discos que hicieron vibrar al pabellón entero.

Llámenme maniática con el directo -en mi opinión aquel artista que no demuestre su calidad cara a cara con el público me temo que pierde casi todo el encanto- pero si el disco te engancha, no quiero deciros lo que suscita el concierto... y más con ese dolor tan perceptible; tanto que al principio del concierto comentamos que parecía tocada, algo le pasaba pero no alteró para nada el espectáculo, incluso hizo que lo disfrutáramos más.


Qué le pasará a Eva,
la que se va a la mar,
la que se disuelve
en la voz de su tristeza?
Qué le pasará a Eva
desahogándose en cada lágrima muda atrapada
en su grito, su llanto y su Venecia...?

Desciende en cada acorde
de los centímetros que separan
sus recuerdos del olvido...
baila, salta, grita, se arrastra
y su respiración resuena consumida.

Pero mírala ahí,
aunque imponentemente desvalida,
desafiante en la melancolía,
y al punto entre la lágrima y la sonrisa...
ni pierde su voz,
ni sus ganas de gritar,  
ni las ansias de dar amor.

Para el final nada mejor que una jam de jazz
en El junco hasta que se hiciera la hora

4 comentarios:

Paula dijo...

¡Cuánto tiempo sin aparecer por aquí! Ando perdida siempre en los detalles y se me escapa muchas veces dejarte el comentario!;) jaja Venga, voy a lanzarme! aunque mi opinión músical sobre estos artistas es nula... pero vaya, me alegro mucho de que lo disfrutarás..Ah!, tus pequeñas alusiones al cine son siempre un punto a favor! Y más si se trata de esa película de Kieslowski (de la trilogía Tres colores aún me queda por ver...), me gustó mucho. Andsha, Feliz año por adelantado! Te deseo una buena entrada!! (de año, por supuesto, en blogger siempre son buenas) :)

Andsha dijo...

Jajaja la mía hasta hace poco también -a excepción de un par que he seguido bastante de cerca por un par de razones de "peso".

Ah... esa trilogía es... además Irène Jacob tiene un je ne sais quoi que... cuatro películas y en las cuatro terminas con la boca en forma de "a" susurrada.

Siempre es grato encontrarse con una de tus firmas. Un brindis imaginariamente cibernético por el nuevo año que viene... que se presente con más sorpresas, con más vida por delante, con más intensidad!

Yagori dijo...

Bien Ansha bien! Me ha gustado mucho esta entrada. Ya me contarás qué tal los conciertos. Ah, y lo de que no tocan algunas canciones no te preocupes, muchos de estos grupos se han vuelto muy comerciales y tocan lo que les interesa... Felis ano!!

Andsha dijo...

Felis ano a ti también cheludo! Sólo le digo tres palabras Cohiba Behike 54 (5 si incluimos las de las letras escritas)!