viernes, 26 de febrero de 2010

"Si la música es el alimento del amor, ¡qué siga sonando!"



Nueva adquisición de esta cinéfila: LAST TANGO IN PARIS, EL ÚLTIMO TANGO EN PARIS, LE DERNIER TANGO À PARIS, DER LETZTE TANGO IN PARIS, ULTIMO TANGO A PARIGI.

Película explosiva, seductora y por Dios, una obra maestra!

La recomiendo absolutamente, es una película que HAY que ver; sólo digo eso. Literalmente ha marcado una época y te marca personalmente también haciéndote plantear muchas cosas. De todas formas todo gira en Marlon y sin él la película sería boñiga de vaca, sin duda...

Todo ocurrió en un día soleado en el que entramos mis amigas y yo a adquirir una lectura obligatoria de una de nuestras asignaturas.

Finalmente salí de Fnac sin el libro y con esta película en mano... qué remedio!

No me arrepiento ni por un momento de haber invertido mi dinero en este tesoro que guardaré en mi colección privada y personal.



-Tú no tienes nombre y yo tampoco tengo nombre. No hay nombres. Aquí no tenemos nombre.

-¿Estás loco?

-Es posible que lo esté pero no quiero saber nada de ti. No quiero saber donde vives, ni de donde eres. No quiero saber absolutamente nada de nada. ¿Me has comprendido?

-Me asustas.

-Nada. Tú y yo nos encontraremos aquí sin saber nada de lo que nos ocurra fuera, ¿de acuerdo?

-Pero, ¿por qué?

-Pues porque…aquí no hace falta saber nombre, no es necesario. ¿No lo comprendes? Venimos a olvidar, a olvidar todas las cosas, absolutamente todas. Olvidaremos a las personas, lo que sabemos, todo lo que hemos hecho. Vamos a olvidar donde vivimos, olvidarlo todo.

-Yo no podré, ¿tú si?

-No lo se. ¿Tienes miedo?

-No.








-En cualquier caso, y para no hacer mas pesada esta larga y aburrida historia, acabaré recordando el momento en que entré en un lugar como este, me encontré con una jovencita como tú, y la llamé muñeca.

1 comentario:

Georgina Hübner dijo...

Pues navegando llego hasta aquí y me gusta lo que leo y lo que veo. Esta noche me enfrento por primera vez con esta película. Tras tu entrada, tengo aún más ganas...