jueves, 20 de mayo de 2010

"Do you believe in destiny?"

Hoy, día en el que pensaba inicialmente poner algo referente a las miradas pero lo dejaré para después porque nunca se sabe qué tiene preparado para ti el destino...

Es algo que estaba pensando mientras subía la gran cuesta que tengo que subir para llegar a mi respectiva residencia y de repente cae un balón a la carreteta de uno de los colegios que hay a lo largo de ella, una moto sigue, un coche blanco polo Volkswagen para -lo siento, me encantan los coches e incluso podría decir cilindrada y cuánto cuesta aproximadamente pero prefiero omitirlo-, un señor coge la pelota y yo voy pasando, alguien del coche me pregunta algo y resultó ser el conductor.

"Dónde está el paseo blablabla" -no recuerdo qué me dijo sólo que no sabía dónde estaba, no soy de esta ciudad- y yo obviamente respondí un "ni idea".

El coche siguió porque ya el señor al que le había caíd la pelota buscaba la manera de hacérsela llegar a esos niños y resulta que el conductor paró en la parada de autobús y cuando pasé por ella siento una voz que me soltó un "¿quieres que te acerque?"

Me puede encantar conocer gente nueva y hablar con ella, pero bien me inculcaron de pequeña que no vaya con extraños en sus coches a ver dónde terminaría (el autobús o avión es diferente, ahí hay más gente).

Yo solté un "no hace falta si estoy aquí al lado" -cosa que era cierta- y me dijo, "¿oye me puedes dar tu móvil para llamarte al menos y quedar a tomar algo?"

El móvil para mí es algo muy personal así que le di la opción de mi correo y me dijo que no tenía dónde apuntarlo -gran mentira ya que tenía su móvil- pero bueno le temblaba un poco la mano y la verdad hace falta mucho coraje para hacer eso -a parte, que no estaba nada mal y el coche tampoco- me dijo un "al menos dámelo y bueno decides si quedar o no para hablar o tomar algo..."

Al final se lo dí porque por mi mente, mientras subía la cuesta, estaba pensando en las cosas inesperadas que pasan en la vida, parece como si algo me hubiese escuchado porque la verdad es que estaba pasando precisamente por mi cabeza...

Así que bueno, no sé si le daré una oportunidad o no pero parece mentira encajar los hechos:

Cae un balón a la carretera, se para un coche blanco y una moto pasa porque puede, el señor coge el balón y mientras paso por el coche y mientras pensaba en las casualidades -no casualidades- de la vida...

4 comentarios:

quieroserunachicaboom dijo...

Yo lo puedo ver como un "hola, me encantan tus tetas, quedamos?"

MaryGrace dijo...

zaaaaaasssssssss!!!!

Andsha dijo...

haaha por esa regla de tres la que tenéis delante no tuviese esperanza en que alguien vea su persona por esa misma razón.

Qué sería de mí entonces? no encontraría a una persona por eso mismo pero simplemente es algo que prefiero ni planteármelo hahaha

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Andsha:
Vaya, qué historia más interesante. Así es la vida. Nos pasan cosas curiosas de estas. Es difícil conocer bien a las personas. Creo que has hecho bien en no subirte al coche. Aquí se tiene mucho miedo de todo esto.
En mi Cuba natal las chicas hacen autostop constantemente y se suben solas a los coches de los desconocidos. Por lo general no se tiene tanto miedo. Está claro que los hombres tratarán de ligar contigo, pero es que eso se da por sentado. Tengo una amiga, que hace autostop en la Habana para levantarse la autoestima.
Sobre el destino, yo creo que existe, pero bueno, es que yo creo en la reencarnación. Creo que el destino lo fabricamos nosotros mismos con las acciones de nuestra vida.
Creo como Paulo Coelho, que cuando algo tiene que ocurrir, todo el universo conspira para que así sea. La vida no es un caos. Besitos:
Tadeo