jueves, 20 de mayo de 2010

La captación de la verdadera esencia

Ahora ya pasando la historia del chico que me pidió el móvil y el cual ya veremos si estoy de humor o no para contestarle para tomar algo, voy con la entrada que llevaba pensando mientras subía la cuesta.

Dicen que la mirada es el espejo del alma pero sólo de aquellos que desean que se la vean, de los que van sin un tupido velo y los que son demasiado buenos interpretándola aunque el otro intente no mostrar nada de ella.

Con una mirada puedes sentir nervios, enfado, desesperación, deseo, timidez... esas cosas que uniéndolo a sus manos, el movimiento de su cuerpo en totalidad, tono de voz, palabras...van haciendo una interpretación del verdadero ser que se encuentra delante de ti.

Igualmente pienso de la fotografía porque el otro día en "La comuna" cogí una cámara y en un principio posaban o quitaban la mirada porque se sentían vigiladas pero cuando empecé a hacer preguntas y oír sus respuestas... ahí amigos míos, estaba su alma.

Hace mucho tiempo leí -seguro que alguna vez lo he puesto- que una tribu no dejaba que se les hiciera foto porque pensaban que parte de su alma estaba en ellas y que por lo tanto demasiadas teminarían por agotarla.

Yo sí estoy de acuerdo que una foto, en el momento preciso, capta el alma de la persona y es en ese momento cuando estoy preparada para hacerlo, cuando menos se lo espera.

No deseo ser una fotógrafa profesional sino captar el alma de quién está delante mía, no deseo ser escritora sino escribir sobre esos placeres que nos da la vida... No deseo ser nada porque no me gusta, quiero ser alguien para quien de verdad quiera que sea alguien en su vida, quiero llegar al alma de esas personas que me cautivan y dejar que esas personas lleguen a la mía porque así soy...

Independientemente de miedos a mostrar sentimientos, incapacidades de expresarlos en voz alta sino escrita o mostrar -inconscientemente- completamente lo contrario de lo que sientes -eso es algo para lo que algunos no tenemos remedio por mucho que lo intentemos-... una mirada que lo dice todo no se vale de palabras para expresarlo sino que por ella puedes leer lo que está deseando decir pero que las palabras no son suficientes para hacerlo.

Así que qué os recomiendo? coged una cámara, poned a una persona delante, hacedle preguntas profundas pero no inquisitivas y captar su esencia en el momento preciso.

Eso sí que vuestras miradas estén siempre en contacto y no esconderse por el objetivo porque éste sólo capta una parte de la totalidad, la parte que quieres resaltar; en cambio, con tu mirada puesdes no sólo captar una parte sino la esencia entera observando sus pies, sus manos, su cuerpo y oyendo su voz...

Eso sí, no hay mejor cámara que la memoria y no hay mejor momento que el de la completa "desnudez" alma con alma y por eso amigos míos el aspecto de este blog, porque tras esa cámara está alguien que está dejando ver su alma sin corazas -que creedme las tengo y bastante impenetrables porque nadie que me rodee conoce en la totalidad cómo soy- pero delante de ella estáis vosotros almas que me encandiláis y de las que espero captar su esencia.

3 comentarios:

Mimer dijo...

Las defensas de un castillo sirven para proteger de la entrada a extraños pero tambien para privar de la salida a quellos que no se desee salir..¿Solo quedara elegir quien se queda fuera y quien dentro?

quieroserunachicaboom dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Andsha:

Tendrás que explicarme cómo es eso de que tras de la cámara estás dejando ver tu alma. Más bien parece que no dejas ver ni siquiera tu rostro, jejeje. He leído tu perfil y eres parca en palabras.
Eso sí, creo que eres un alma hermosa. Siento que tenemos unas cuantas cosas en común. Yo también digo eso de que nadie puede saber quién soy a cabalidad. Eso sí, yo me paso la vida explicándome y poniendo mi alma por delante, porque lo que quiero es que la gente sepa quién soy y de dónde vengo para que así me entiendan mejor. Tengo un deseo inmenso de que los demás sepan quién soy.
Me gustan mucho tus reflexiones. Comparto contigo el amor por la fotografía, y respecto a los sentimientos y a las peculiaridades de las almas te cuento que he vivido en Cuba y ahora en España, y son dos mundos diferentes. Sólo por ponerte un ejemplo:
Aquí en España me averguenzo de hacerle fotos a deconocidos. Te pueden mirar mal si lo haces. En Cuba hay gente que sale a la calle y posa para que le hagan fotos.
En España me puedo buscar un problema si cuelgo la foto de alguien en facebook sin su consentimiento. En Cuba, la gente que descubre porque alguien le dice que lo ha visto, que he puesto una foto suya en facebook se emociona y me da las gracias por haberlo hecho.
Aquí la privacidad tiene valor, allí nos sentimos orgullosos de no tenerla, en fin. Besos.
Tadeo