lunes, 27 de septiembre de 2010

Hola, hola amigos bloggers y lectores con tiempo libre -suerte vuestra y mía que de eso consigo mucho- a continuación os contaré una historia que le pasó hace un par de días a una amiga de una amiga... ejem ejem.

El tiempo en San Sebastián últimamente ha estado muy cambiante... que llueve, que no llueve, que sale el sol y después cae un chaparrón, antes de volverse a nublar por la noche con unas ráfagas de aire que hacen que los paseos nocturnos por la playa sean una lucha constante por no terminar sin querer en mitad de las olas.

Era de día, acababa de despedir a una amiga suya con la que había ido a jugar a pool y, después de que estuviera el día nublado y habiendo llovido un poco, se encontraba andando por el paseo de La Concha son su sombrero, sus gafas, su pañuelo...

Sólo digo que palabras literales de la amiga que tenemos en común fueron: "yo desde la distancia dije... quién será esa chica con sombrero, gafas en día nublado y con pintas de loca? y pensé... a quién conoces tú que suele llevar sombrero, gafas y esas pintas de loca? Pisquigüikis!! (el nombre ficticio de la amiga de mi amiga) y en efecto, sí, era ella...

Pisquigüikis -primera palabra que me ha venido a la cabeza- estaba escuchando música a todo volumen y haciendo su famoso air guitar combinado con air drums mientras cantaba y hacía los coros... -simplemente es así de rara y le importa nada de lo que la gente piense- y entre su camino hacia la residencia veía que un chico -aparentemente güiri y por qué no decir que guapo- la miraba pero con esa típica mirada de interés y tanto la miraba que... zás se dio contra una farola.

Y después de unas cuantas carcajadas de Pisquigüikis prosiguió con The Cure en la cabeza cuando vino una de esas canciones que en ciertos momentos prefirirías no escuchar porque directamente tienen el efecto de como si una piedra de X toneladas cayera sobre tu cabeza... así que buscó el sitio perfecto para dar rienda suelta a las palabras que venían a su cabeza desde el comienzo de la tarde y las anotó en su cuaderno de borrador.

En ese momento paró, observó que el Sol después de todo un día ausente hizo su aparición y fue interesante de cómo brillaba el Sol mientras sentía el olor del mar y a lluvia a la vez.

Así que después de un momento simplemente observando la gente que pasaba, las olas e intentando dejar su cabeza en blanco mientras cerraba los ojos retomó su camino hacia su residencia que queda subiendo unas interminables escaleras de las que a final de curso gracias a éstas terminará partiendo cocos con el culo seguramente.

Mientras seguía con la música -con The Killers concretamente- iba saltando y sentía unas gotitas de lluvia que seguramente -pensó- eran de los árboles... pues no, a medida que iba subiendo empezaron pocas gotas, le siguieron unas cuantas más y... DILUVIO!!!

Se dijo a sí misma palabras que no deberían ser puestas en este blog y después de subir las escaleras se dijo "pues mira, después de un día gris vamos a darle color" y se puso Friday I'm in love y se puso a bailar... a bailar de la manera más arrítmica que os podáis imaginar combinando el baile espasmótico con el del aspersor -venía de perlas mientras llovía- y algo de cantando bajo la lluvia pero sin paragüas.

Y seguía diciendo... "no hay nadie, vamos a hacerlo más arrítmico" cuando... "Pisquigüiskis?" -la llamó una compañera suya de la residencia con cara de WTF desde un lugar en el que se estaba refugiando del "pequeño" diluvio que le estaba cayendo...

Ha pasado más vergüenza en su vida... pero en ese momento sintió mucha y creedme... si se pudiese poner roja se hubiese puesto como un tomate...

pd: repito que esto le ha pasado a la amiga de una amiga así que cualquier parecido con mi realidad es pura coincidencia.

1 comentario:

Grace dijo...

fuistéis a jugar a pool sin mí!?!?!?!?? hahaha merecido lo tenías "... nooo se pone colorada porque no se puede cambiar de color"