martes, 29 de noviembre de 2011

"Conocemosh todosh vuestrosh shecretosh"

Entre unas cuantas semanas llenas de trabajos, parciales, exámenes, exposiciones y más exámenes, las horas libres han sido dedicadas a leer esos libros a los que te enganchas cuando menos deberías y a ver ver y volver a ver una gran cantidad de películas -con la excusa bien fundada- al necesitar claramente un refuerzo en Inglés de los Negocios, Lengua y Cultura Francesa y mejora de japonés, lenguaje corporal, medio alemán con letras "sutilmente" plasmadas en la pantalla, sueco, chino e italiano  (La trilogía de Les Trois Couleurs, Le Mépris, Amélie, Belle de Jour, L'Âge d'Or, Son of Rambow, Sunrise: a song for two Human, Dersu Uzala, La Trilogía de la incomunicación, Pulp Fiction, etc -sí, continúa (!)-.)-  me he olvidado de la Navidad...

Ya en el día de hoy ya he visto dos entradas anunciando que es "ya es Navidad en El Corte Inglés" -como El Corte Inglés dice que ya es Navidad y lo que dice va a misa...- pero al recorrer cada una de esas palabras, no se pudo evitar que la titiritera llamara a mi puerta con la profecía de lo que se avecina...

Perdonad si voy unos días de retraso al resto, me temo que donde vivo no hay Corte Inglés que lo anuncie -gracias a Dios- ni veo la televisión; tampoco, será la típica charlita sobre cómo hemos convertido estas fiestas en algo puramente material... para nada; de hecho, es la primera entrada en los dos años de este blog que escribo algo que tenga algo que ver con la Navidad que no quiere decir Nochevieja (dato constatado el día 30 de noviembre de 2011) pero me temo que no, no soy adepta a estas fechas tan especiales.

No me mal interpretéis... es un placer eso de los días de vacaciones, el dinero extra que deja que por una vez al año tu bolsillo no esté "más limpio que el culito del niño Dios" y las escapadas navideñas con muy buena compañía (inaugurado este año, si todo va bien para el que literalmente donaré a un precio razonable mi cuerpo a la ciencia por 10€/hora o 6€, dependiendo de la prueba)...

¿Pero qué hay de la otra parte de la moneda? De los niños más diabólicos como los del Sanguinariamiento (o Village of the Damned) que prestaron su voz a villancicos que tratan sobre peces alcohólicos que beben y beben y vuelven a beber, campanas ilimitadas que no callan ni aun estando un niño DURMIENDO en la cuna y -bueno esto ya es costumbre en mi casa... villancicos colombianos- trabalenguas que con sus tutainastuturús tutainatuturumainas parecen emular antes un ahogamiento que un villancico supuestamente para alabar el nacimiento de ese al que las campanas no dejan de entorpecer su imaginaria primera noche de vida con una, dos, tres campanas sobre campanas.

Dejando los villancicos atrás... pasemos al complejo de bruja de Hansel y Gretel que entra de repente intentando cebar a todo el que se deje -sí, hay que reconocer que nos dejamos-, a la sonrisa compulsiva estilo Joker que se expande a ritmos más reales y contagiosos que la gripe A -esa, nuestra desconocida-, a que personas que ni se han acordado de ti en varios meses -por gracia divina- se acuerden de tu existencia o al típico tío o tía con cuestionable gusto en calcetines y -para los "más afortunados"- jerseys hechos a mano con un dibujo de un reno-vaca (ni se distingue lo que es) verde, rojo, blanco, marrón (todo en uno) tipo hielo -aquí ya nos trasladamos al mundo Pokemón que ya no cabe en una canción ni en un taco bastante considerable de cromos sino que en breves será el causante de que los niños de ahora terminen con más problemas en la espalda y crecimiento que nosotros no sólo por trasladar el peso de sus libros sino también el del número infinito de Pokemons que han pasado de tener formas de animales -fácilmente distinguibles y con algo de imaginación en los nombres, no en la forma- a ¡venga, vamos ponerle un par de ojos a estas manchas del test de Rorschach y las llamaremos Manchatintamón (oh, no, ya me voy a otra serie del estilo)!

En fin... se acerca la Navidad pero, aun con sus contras, con ella se acerca, en muchos casos, la reflexión previa de los viejos tiempos para comenzar los que vienen porque queridos míos y mías que habéis -dudosamente llegado hasta aquí por un camino de interminables incisos- creo que esa es una de las cosas que merecen la pena y que ayudan a soportar todos y cada uno de los contras que hacen que muchas personas algo escépticas-como la presente- lleguen a soportarla precisamente por la ilusión y sentimiento con el que lo viven otras personas.

Eso sí, tampoco puede dejar de obviarse la crisis, la comida y los regalos de menos, en muchos casos, tapados por mitos y leyendas de señores barbudos que hacen regalos por magia... puede que este sea otro contra, el hecho de cómo los adultos cubren a sus hijos y a sí mismos de los problemas dejándolos atrás por un mes pero, ¿qué pasa cuando este mes finaliza? Bah! Riámonos un poco que, por ahora, es un ejercicio eficaz que nos salvará de esos kilos en polvorones y turrones que se nos van a pegar y de esas canciones navideñas o recopilatorios que hacen algunos artistas (Bisbal, te elijo a ti! Porque después del anuncio de Nocilla me espero cualquier cosa...).


Take Ecstasy With Me - Susan Anway & The Magnetic Fields

12 comentarios:

Gatopardo dijo...

Uno, cuando encienden las luces navideñas,....más que emocionarse se mosquea.

Gatopardo dijo...

De villancicos, misas de gallo, discursos borbónicos, etc.....mejor no hablar.

Andsha dijo...

jaja cierto gracias por recordarlo! cómo olvidarse de esas luces navideñas que te dan casi ataques epilépticos y eso, mejor no hablemos del fmaoso discurso al año tras año parece que solamente le modificaran las comas...

Paula dijo...

jajaja curiosa entrada, yo tengo esa impresión más o menos de la navidad..."muchas personas algo escépticas-como la presente- lleguen a soportarla precisamente por la ilusión y sentimiento con el que lo viven otras personas."
Con el tiempo, espero...cambiar un poco la visión que tengo, pero por el momento... poco sentimiento navideño le pongo. Todo eso de los propósitos y escuchar, ser solidarios.... eso deberíamos hacerlo cada día.:)

Andsha dijo...

Mwahaha somos más de los que creemos que somos ^^! Pero bueno... estas y más cosas que se han dejado en el tintero; de todas formas aunque es la época y el momento simplemente bueno... el peor momento ya ha pasado y el mejor está por vivir así que bueno... son vacaciones, no? Habrá que intentar sacarles el provecho que se pueda

No.me.pises.que.llevo.chanclas. dijo...

siempre hay una cara b en todo!!! :)
gracias por tus comentarios y vídeos en youtube! :)

Andsha dijo...

jajaja demasiado anti-navideños, lo comprendo XD!

JOAQUIN DOLDAN dijo...

y los chiribolos? nadie se acuerda de las chirimbolos (bolas del árbol en rioplatense)

Andsha dijo...

Esos sólo miran desafiantes con expresión de "atrévete a tocarme la pelota y verás lo que es bueno!" jajaja! Es broma ^^

Yagori dijo...

buenaaaa xDDD seeee por fin acabé de leer la entrada y me dan ganas de proponer el 25 de navidad como día internacional del Cine

Yagori dijo...

(25 de diciembre, predón)

Andsha dijo...

Predonado, hombre, predonado!!
Cómo es que existe el día del orgullo friki y no el día Internacional del Cine? (cara de indignada) Apoyo la moción pero no sé si a Newton y a Jesús les hará mucha gracia... como dijo Sheldon: MERRY NEWTONMASS!!!