jueves, 8 de marzo de 2012

Igual peco en adelantarme al tiempo, 
al emocionarme sin una base adecuada
y resucitar antes de haber muerto...

pero en algún momento,
en lo que sea que dure esta historia
que no sé si será mucho
o poco
o las dos cosas

espero de todo corazón
susurrarte en las mañanas que nos queden
y llorarte antes de que te vayas...


con los dedos necesarios,
con las manos preparadas
midiéndote en ronquidos nocturnos
palpándote entre mi almohada

y antes que todo llorarte,
aullarte, resistirte, arrancarte
para que en el momento que te vayas
sea más fácil adelantarme, emocionarme, resucitarte
pero habiéndote llorado y revivido
revivido y llorado lo suficiente
y así, finalmente, darte lo que me dejes darte.

2 comentarios:

Alisea dijo...

La mejor manera de justificarse ante el tiempo es dar todo lo que sea imposible dar...y memorizar con el tacto la piel que dejas entrar en tu cama. Sólo con el tacto.
He vuelto!! :)

www.manchandolashojasconletras.blogspot.com/2012/03/el-astrogeologo.html

Andsha Pinolina dijo...

Vamos, que firme defensora de la memoria dactilar,uhmm... ya veo que has vuelto con paso firme y cabeza en alto. Bueno saber que sigues viva! ^^