sábado, 26 de mayo de 2012

"Cuando somos jóvenes somos tan estúpidos... no pensamos que las cosas tengan un final."
La Notte, Antonioni


Blow Up
(Gracias por la recomendación)
Supongamos que confieso que me enamoré... 

Sabes? A veces tengo la sensación de lo difícil que es diferenciar entre amor y encandilamiento pero, entre ambas, irrumpe el orgullo y se nubla por la pasión.

Supongamos que una vez me devoró una pasión, esa que te enturbia el pensamiento y te reconcome la razón al paso en el que todos y cada uno de los pilares de tu vida, de tu alma, están a un soplido del desastre o del éxtasis. 

Éxtasis líquido que funde con tu carne conforme tus dedos intentan moldear en uno ambos cuerpos y tu boca, aspirar el ritmo de la médula espinal del calor de su aliento. 

Desastre de esperanzas fracturadas que prueban la maestría de cada uno y, o te guían la inteligencia las viejas heridas o te engullen, te engulles, hasta el punto de perderte a ti misma.

Supongamos que una vez tuve la extraña sensación de sentir algo que me sobrepasaba, hasta el punto de escapárseme los latidos de las venas, de no ser capaz de recorrer ese movimiento sísmico, incontrolable, que ahora, pasado el tiempo suficiente, ya en la antesala del olvido, sólo te queda darte cuenta que no resultó ser que te sobrepasara sino que tu cuerpo, tus manos y tú misma eras demasiado chica para resistirlo.

Por los nuevos comienzos, por esos un trago doble...  
My time after awhile, John Mayall & The Bluesbreakers

9 comentarios:

Señorita Demakrada dijo...

Me has matado... yo tampoco entiendo la diferencia, pero duele, para bien o para mal :S

Gatopardo dijo...

"Cuando somos jóvenes somos tan estúpidos... no pensamos que las cosas tengan un final."
Joér, ni cuando somos mayores....

Andsha Pinolina dijo...

Srta.Demakrada, "para bien o para mal", qué verdad... ya hagas daño o te lo hagan en esto del corazón, es lo que hay.

Jajaja Gatopardo esa es la actitud! Cuando empiezas algo sabiendo que tiene un final ni dura ni lo vives con la misma intensidad, así que mejor que eso no se pierda ni con los años

Selden dijo...

Diferencia entre amor y encandilamiento... Ufff! qué difícil!... supongo que hasta q no llama a tu puerta el amor no sintético, de verdad, no la encuentras, la cosa es que a lo mejor nunca lo hace y mientras tanto...seguimos emborrachandonos, creo que la diferencia radica en la resaca y en el mono. Con lo segundo, no se tiene (:

Andsha Pinolina dijo...

Jajaja la resaca y el mono... te refieres a esa sensación de éxtasis y al dormir 3 horas durante semanas levantándote como si nada? entre otras, unas demasiado largas y otras censuradas. Pero, podrías explicar más, please? ^^

Supongo que tenemos cierta predilección por las cosas poco posibles -evito aquí el famoso "imposible"- pero supongo que un paso está cuando se consigue el objetivo, qué pasará después de que al fin se alimenta ese vacío, será anhelo o capricho?

Selden dijo...

jaja, ay!! creo qyo sola me meto en camisa de once varas,jaja, ahora no sé si dedicarle una entrada al tema...
Creo que me refiero a lo que precede tras el enchochamiento y el efecto lapacostrumbista inicial... ¿prescindible la compañía? ¿Necesaria?, ay! no sé XDDD

Andsha Pinolina dijo...

ENTRADA, ENTRADA, ENTRADA!!!!! jajajaja

Alisea dijo...

Puede pasar que por contra se crea que estás ante algo que es enorme, cuando realmente lo que es,es una enorme montaña de mierda que te ha ido hundiendo en el lodazal y de la que te sorprende no te llegara el olor antes. Que la vista no es lo único que nubla la pasión. Malditos oasis...

Andsha Pinolina dijo...

Muy grato tenerte por aquí, Alisea, confío que todo vaya bien ^^
Cuando tienes tan altas expectativas sí que es cierto que puedes llegar a vivir con los ojos vendados pero más vale que te llegue el olor tarde quenunca... demasiadas cosas se nos confunden en los sentimientos...