jueves, 3 de noviembre de 2011

TLC - Trasgresión de Libre Crueldad


31 de octubre

Pasen y lean… ¡Salvajes, son unos condenados salvajes! ¡Eso, eso… echemos la culpa de nuestras desgracias a señoritos hipócritas de traje negro con un fajo de billetes como corazón! Pero, cuidado, si seguimos así acudiremos al festín de nuestra propia carne desollada por nuestros propios actos porque ¿cómo avanzar cuando nos apaleamos los unos a los otros sin apenas mirarnos a los ojos…?

¡Salvajes, son unos salvajes! ¡Ah! Malditas ganas de gritar y poder malherir con las palabras pero... paciencia. Ya dijo Gandhi que a este paso con el ojo por ojo nos vamos a quedar ciegos.

Acudamos, pues, no sólo a la compra y venta de votos, a un "all you can eat" de lo que tenemos a lo que les venga en gana, a muertos resucitados milagrosamente con un “levántate y vota”, verde que te quiero verde, verdes ojos, dinero verde y cómo olvidarnos de “todos los muertos” de los anteriores señoritos por una la guerra que, como muchas confrontaciones de la vida, ya hasta se ha olvidado su razón de ser.

La cuestión es, amigos míos, que la justicia -como no sea divina- no se la llevarán los que lo merecen precisamente por la soberanía del miedo. ¡Ja! Me sangrará la garganta pero no el pensamiento; dime quién te gobierna y te diré lo que eres... si es que al fin y al cabo todos tenemos la culpa. ¡Salvajes, son unos salvajes!

5 de enero de 1998. La Galería...

-No hay nada por aquí... no hay nada por allí... nada en la manga... y con un simple gesto... ¡el conejo desaparece...! (de la jaula)
-Haz que vuelva!
-Que vuelva? Y si ahora es más feliz? Y si le molestamos? Ah... veo que estás decidida. Muy bien. Colocaremos la tela en su lugar y... ¡presto! ¡Vuelve el conejo! Pero desaparece su casa.
(...)
"No podemos." Dijo con tristeza  Silky. "Por qué no?", gritaba Jo. "No es este el país de la Jauja?" "Sí", contestó Silky, "pero tenemos que ir al árbol lejano. Aunque este país es bonito, no viviremos siempre aquí." "Claro que no", dijo Jo. "Nuestros padres nos necesitan..." No soy tu padre, Evey. Tu padre está muerto.

2 comentarios:

Gatopardo dijo...

El gran Van, ahí la he visto Modemoiselle Andsha.

Andsha dijo...

Grande donde los haya!

Pd. Esta entrada o, al menos, el texto de V tendría que haber sido para hoy -5 de noviembre- pero nada, se adelantó un día.